Los granos en la espalda suelen ser un problema estético que ha afectado tanto a hombres como a mujeres. Lo cierto es que estos algunas veces son difíciles de quitar y molestos. Por ello, muchos se preguntan si hay una crema para granos en la espalda como solución inmediata. A continuación se hablará de esto y algunos remedios.

¿Por qué salen granos en la espalda?

Crema para granos en la espaldaEsta es una pregunta que se hacen quienes tienen este problema. Lo cierto es que estos pueden surgir por varias razones. Entre ellas, se encuentra la genética, una mala higiene o a veces por el calor del verano. Este problema también es conocido como acné y suele ser muy molesto. Es por ello, que utilizar una adecuada crema para granos en la espalda es muy importante.

¿Cómo debe ser una crema para granos en la espalda?

Lo primero que se debe tomar en cuenta es que, tiene que ser una loción y no una crema. Esto se debe a que la textura de la crema, por ser más densa, puede causar la obstrucción del poro. Y de esta manera, que se produzcan granos. Además, las lociones por ser más ligeras, se aplican con mayor facilidad y mantienen el pH de la piel.

La loción que se utilice no debe contener siliconas. Más bien, debería contar con: propóleo, urea o extracto del regaliz. Ya que, cada uno de estos aporta propiedades para que la piel tenga un buen estado. Por otra parte, es importante que estás tengan ácido salicílico y glicolico. Pues entre ambos, oxigenan la piel, la exfolian, evitan la formación de granos, y tienen acción calmante.

Remedios naturales

Otra opción para eliminar los granos es irse por el lado natural. En lugar de comprar una crema para granos en la espalda, se pueden hacer remedios caseros efectivos. Entre los cuales se pueden emplear ingredientes como la avena. Esta provee aminoácidos a la piel y vitaminas diferentes del grupo B. Además, tiene una acción calmante y también antiinflamatoria.

También, se puede emplear el jugo de 2 limones con  bicarbonato de sodio (4 cucharadas). Esto se mezcla con un poco de jabón neutro y agua (4 cucharadas). Luego, se ha de aplicar usando el cepillo de la ducha. Quitar con agua tibia.

Algo más que se puede hacer, es aplicar el gel del aloe vera en la zona afectada. Este tiene propiedades bactericidas y antisépticas para la zona afectada. Al hacerlo 3 veces a la semana tendrás los mejores resultados.